jueves, 16 de octubre de 2014

Conflictos sociales & minería_2014

Según publicación del diario Gestión _ cita como fuente a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM)_ existe la posibilidad que en 16 regiones del Perú pueda estallar un conflicto minero. Es más, afirma que hay un total de 51 casos en que están enfrentadas comunidades y mineras, los cuales han sido agrupados bajo el rótulo de “prevención”. Es decir que el Ejecutivo ha emprendido acciones de diálogo para evitar brotes de violencia.
En setiembre la preponderancia de los conflictos la mantienen los casos en minería, que representan el 49% del total de los casos en prevención, señala el último informe elaborado por la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad de la PCM.
Aquí destaca la situación de la región Áncash, pues en ella se concentran 12 de los conflictos mineros por estallar. Incluso, en los últimos 30 días aumentaron dos casos en comparación con agosto, ambos relacionados con la actividad minera. Uno en el distritos de Jangas (provincia de Huaraz) y el otro en Ticapampa (provincia Recuay).
Después de Áncash, Puno es el departamento en el que hay mayor posibilidad de que se pueda desatar algún problema .

En la mira

¿Y qué pasa con las regiones en las que se eligió o se puede elegir a una autoridad antiminera? En el caso de Cajamarca, donde Gregorio Santos ganó, hay cuatro casos que pueden estallar; mientras que en Apurímac, donde el ex congresista Michael Martínez está en segunda vuelta, existen dos conflictos posibles. En ambas regiones, la inversión minera involucrada llega a US$ 12,000 millones, pero por su efecto multiplicador el riesgo es de US$ 18,000 millones.
La investigación de la PCM señala también que en Cajamarca hay además cinco conflictos mineros que ya están activos. En Apurímac hay uno activo, pero este se refiere a la minería ilegal.

Mirada global

El documento de la PCM va más allá de la minería y precisa que además existen 54 conflictos de distinto orden que pueden terminar en algún tipo de acto de violencia. Es decir, hay un total de 105 conflictos activos. Estos están repartidos en 22 regiones. 
Se precisa que en setiembre se han dado cambios significativos en las tendencias registradas en meses anteriores. “Se han registrado siete nuevos casos en prevención: cuatro de ellos correspondientes al rubro de minería (dos en Áncash, uno en Huancavelica y otro en Tacna), dos al sector energético (uno tanto en Junín como en Lima) y otro en Ucayali”, reza el documento del Ejecutivo.

¿Y los casos activos?

Luego de cuatro meses, el número de conflictos con violencia se elevó. Pasó de 39 a 43. Todos ellos están repartidos en 15 departamentos. La región más conflictiva es Arequipa con seis, le siguen Cajamarca, Junín, Lima y Callao, todos con cinco.
Según Vladimiro Huaroc, jefe de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad de la PCM, el incremento de la violencia en el último mes está ligado al proceso electoral. En diálogo con Gestión, señaló que muchos candidatos cuestionaron las actividades extractivas como parte de sus campañas. “Lo que hicieron tensar y conflictuar”, manifestó.
Huaroc consideró poco probable que haya una escalada de violencia en el futuro, a partir de la segunda vuelta en 13 regiones.
Para el funcionario, este nuevo escenario electoral tendrá un carácter más programático entre los involucrados. “Se trata de solo dos agrupaciones y el JNE debe llevar la campaña hacia el lado de las propuestas”, manifestó.

Cifras

  • 98 conflictos fueron resueltos por la PCM entre julio del 2012 y julio del 2014. En setiembre se resolvieron cuatro casos.
  •  156 espacios de diálogo se desarrollan entre el Estado, autoridades y empresas.
  •  30 proyectos mineros se ubican en ocho regiones, muchas de ellas con indicadores de pobreza por encima del 40%.