sábado, 22 de agosto de 2015

Impacto ambiental recurrente como tema de seguridad y orden interno

En Estado, pasivos ambientales y conflictos sociales, que publicamos casi hace un quinquenio atrás, en situación previa al cambio en la administración del gobierno nacional peruano ocurrido en el 2011; describimos un lapso en donde los conflictos mineros escalaban y ponían en riesgo el desarrollo de la minería. Hoy la minería en Perú esta fuertemente impactada.
Cinco años después, nos encontramos en un escenario similar, pues el 2016 habrá el cambio democrático en la jefatura del Estado, mirando una situación recurrente en los conflictos sociales que continúan, siendo las protestas cada vez más violentas.
Hicimos mención entonces de sucesos ocurridos en Cajamarca,Cusco,Arequipa y Ancash. En esta última citamos eventos antimineros en las ciudades de Huaraz y Recuay, indicando que no debían ni podían ser soslayados.
Decíamos entonces que "con el uso de la violencia se atentó contra instituciones públicas y privadas,bloquearon carreteras,paralizándose la ciudad sin que el estado de derecho pudiera detener esta escalada de anarquía y destrucción".
Meses previos al año electoral 2016, tenemos el añadido que científicamente se anticipa un evento de singular magnitud con el denominado fenómeno "El Niño" que se presenta histórica y recurrentemente afectando al territorio nacional.
El cambio climático afectará los distintos pisos altitudinales existentes en el país y en especial, aquellas zonas especialmente vulnerables ya conocidas en Perú.
Es momento de trabajar preventivamente en la praxis y no quedarse en iniciativas legales que la práctica burocrática entorpece en los tres diferentes niveles de gestión del gobierno.
"Impactos ambientales que se traducen en un tema de seguridad nacional y orden interno".
En este contexto, el sistema de defensa civil debería redoblar esfuerzos para prepararse en las distintas jurisdicciones del país y en especial en zonas vulnerables y muy sensibles del país.
Asimismo, la oficina nacional de gobierno interior (ONAGI), instrumento del Poder Ejecutivo para fortalecer la presencia del Estado en todo el territorio nacional, debería mejorar sus actuación en prevención coadyuvando a la gobernabilidad del país,  mantenimiento del orden interno y orden público.