viernes, 30 de octubre de 2015

¿Menos venta y precios mas bajos de commodities en los próximos 5 años?

China modificó su meta de crecimiento para los próximos cinco años al afirmar que prevé alcanzar un PIB promedio de 6,53% hasta 2020. La cifra es menor al 7% que hasta ayer tenía como objetivo el gobierno del país asiático.
El anuncio aún no es oficial, pero la información llegó de primera mano: el Primer Ministro Li Keqiang se encuentra en una gira diplomática en Alemania y fue precisamente en reuniones con la canciller Angela Merkel donde reveló el nuevo objetivo, según dio cuenta la agencia de noticias alemana Dpa.
El Jefe de Gobierno chino dio a conocer la meta de crecimiento económico, antes de que se publicara el comunicado correspondiente del pleno del Comité Central del Partido Comunista Chino, que sesiona esta semana en Beijing.
Según la agencia Bloomberg, Li había planteado el 23 de octubre a los miembros del Comité del Partido Comunista que la nación necesita un crecimiento anual de al menos 6,53% en los próximos cinco años para cumplir con el objetivo del gobierno de establecer una "sociedad modestamente próspera".
Más allá de cómo se conoció la información, la cifra es relevante porque en definitiva el propio gobierno chino reconoce el débil crecimiento por el que atraviesa su economía.
Pero sobre todo, supone una preocupación adicional para el resto del mundo.
El Fondo Monetario Internacional ya había recortado su estimación de crecimiento, afirmando que China crecería 6,8% en 2015 y 6,3% en 2016.

Impacto en economías de América Latina

Los ecos de un menor crecimiento chino ya resuenan en América Latina, que se ha visto afectada por una menor venta de commodities y precios más bajos.
Felipe Barragán, analista de Bice Inversiones, considera que una menor demanda de materias primas "nunca es positiva para los emergentes, por tanto, esta noticia no es favorable para ningún país de América Latina".
Mientras, Rodrigo Ibáñez, analista de Banchile, afirma que si bien el nuevo crecimiento de China "no es tan malo" para los emergentes, sí implica un desafío para diversificar la canasta exportadora.
Le Xia, economista del BBVA, asegura que esta nueva meta sigue siendo poco realista: "El objetivo del 6,5% es todavía un tanto difícil. Una meta del 5,6% parecería más factible", consigna el portal El Economista.