jueves, 1 de octubre de 2015

¿Se cambió el EIA en las Bambas?

El ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, aseguró que el proyecto minero Las Bambas no se detendrá y entrará en operaciones el próximo año, a pesar de las protestas de los pobladores en varias provincias de la región de Apurímac.
El conflicto ha cobrado (por ahora) 4 muertos y 15 heridos de gravedad, entre ellos 6 policías. Incluso, se ha declarado el estado de emergencia por 30 días en 6 regiones. A continuación, Capital te explica las claves para entender cómo Las Bambas pasó de la calma a la tormenta.

1. ¿EN QUÉ CONSISTE EL PROYECTO?

Situado a más de 4,000 metros sobre el nivel del mar entre las provincias de Cotabambas y Grau, en la región Apurímac, el yacimiento pretende convertirse en una de las minas de cobre más grandes del mundo una vez que alcance su nivel de producción plena.

2. INICIO DEL PROYECTO

En 2004, la compañía anglo suiza Xstrata Copper obtuvo la licencia para explorar Las Bambas y en 2010, por medio de un contrato millonario (5 mil millones de dólares) con el Estado, se convirtió en la dueña del yacimiento. 

3. LAS BAMBAS CAMBIÓ DE DUEÑO

Desde entonces, la relación entre la mina y las comunidades cercanas era relativamente buena; sin embargo, todo cambió en mayo del 2013, cuando las empresas Glencore (australiana) y Xstrata se fusionaron.
Debido a las leyes antimonopolio de China y para evitar distorsiones con el mercado cuprífero, Xstrata tuvo que vender el proyecto Las Bambas en abril del 2014. Y la favorecida fue la empresa china MMG, integrada por China Minerals (estatal), Guoxin Investment International y Citic. Desde allí comenzaron los problemas que desencadenaron lo que se vive hoy en Apurimac.

4. Y CAMBIARON LAS REGLAS DEL JUEGO

Los nuevos dueños chinos pidieron una modificación del estudio de impacto ambiental (EIA), que incluyó la cancelación de un mineroducto y la construcción de una planta de molibdeno. La noticia no fue del agrado de varias comunidades campesinas y organizaciones de las zonas de impacto.

5. EL CONFLICTO SOCIAL

Los pobladores aseguran que la no construcción del mineroducto (que atravesaba tres provincias hasta llegar a Espinar, según Noticias SER) pone en riesgo las zonas aledañas, debido al transporte del mineral. Además, sostienen que la construcción de la planta podría afectar a una de las fuentes de agua de la zona (Challhuahuacho), así como la edificación de otra planta de filtros en el lugar, informó La República.

6. ¿Y AHORA?

Los pobladores exigen que estas plantas sean retiradas y que el proyecto minero sea puesto a consulta previa. De paso, las comunidades de los distritos de Grau, Challhuahuacho, Mara y Ccapacmarca, piden ser incluidos en la zona de influencia del proyecto, debido a que se ubican en la Línea de Transmisión Eléctrica y la Vía de Transporte de Carga Pesada, informó el citado medio.

7. IMPORTANCIA DEL PROYECTO

Según información del Ministerio de Energía y Minas (MEM), es el mayor proyecto minero que tiene el país con una inversión de US$10,000 millones. Además, la mina tiene reservas minerales de 6,9 millones de toneladas de cobre y 10,5 millones de toneladas de recursos minerales y se espera que produzca más de 2 millones de toneladas de cobre concentrado en sus primeros cinco años.