martes, 28 de junio de 2016

¡ PPK un presidente de lujo en Perú !

El Jurado Nacional de Elecciones en Perú proclama hoy 28 de Junio del 2016, los resultados de la segunda vuelta electoral y entrega, en una ceremonia oficial, las credenciales al virtual presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski (PPK).
Como antesala y bajo el título “Una coalición sorprendente trae un nuevo líder para Perú” The New Yorker publicó una singular forma de ver el reciente proceso electoral peruano:
El economista Pedro Pablo Kuczynski, ganó las elecciones presidenciales de Perú esta semana, superando a su rival, Keiko Fujimori, la hija de un ex presidente caído en desgracia y encarcelado, por un margen muy escaso-apenas treinta y nueve mil votos de un total de casi dieciocho millones de electores.
En todos los sentidos, Kuczynski es un miembro de la élite social, político y económico de su país. Setenta y siete años de edad, fue educado en el Exeter College, Oxford, y en Princeton. Trabajó en los niveles superiores del Banco Mundial, fue un banquero de inversión en Wall Street y un gerente de mina en Guinea, y ha servido como primer ministro de Perú, Ministro de Economía y Finanzas, y ministro de energía y minas. Fue también un estudiante de antaño de la Royal College of Music, un flautista y pianista, y propietario de un piano de cola blanca que perteneció a Noël Coward.
En el centro histórico de Lima será hoy proclamado PPK como presidente electo.
Kuczynski o PPK , como se le conoce popularmente, por las iniciales de su nombre, pertenece a una primera generación peruana. Él es hijo de un médico judío alemán, Maxime Hans Kuczynski, un reconocido especialista en enfermedades tropicales que abandonó la Alemania de Hitler y viajó al Perú en 1936.
Entre otros legados, Kuczynski padre ayudó a fundar el leprosorio de San Pablo, en la Amazonía peruana, donde a principios de los años cincuenta el joven estudiante de medicina argentino Ernesto “che” Guevara, colaboró por un tiempo. Su madre franco-suiza, Madeleine Godard de Kuczynski, fue maestra de literatura y música. 
El nombre completo de Kuczynski, de hecho, es Pedro Pablo Kuczynski Godard-Jean Luc Godard; el director de la película, es su primo hermano. Su hermano Miguel fue su tutor en el Pembroke College de Cambridge; un tío fue un Premio Nobel de Medicina. Y así. Su viejo amigo, el ex periodista Christopher Roper, dijo: "Es imposible pensar en un lider de Estado Latinoamericano durante los últimos cien años con la distinción intelectual, la independencia de la mente, y la amplitud cultural de PPK"
Los lazos que unen Kuczynski al resto del mundo no son solamente Europeos. Su primera esposa fue una estadounidense llamada Jane Casey, la hija de Joseph Casey, un congresista de Massachusetts. Su segunda esposa, Nancy Lange, también americana, es prima hermana de la actriz Jessica Lange. Una de las hijas de Kuczynski, Alex Kuczynski, es una ex periodista del New York Observer y el Times, y el autor del libro "drogadictos de belleza: Dentro de nuestra obsesión por $ 15 mil millones con la cirugía plástica". El propio Kuczynski tenía la ciudadanía estadounidense, que renunció en noviembre pasado, para postularse a la presidencia de Perú.
La victoria electoral de PPK merece un análisis, en primer lugar, porque, como su amigo Roper señaló, “alguien de su pedigrí mundano es raro en una región con una inclinación de muchos años de personajes campechanos autoritarios y populistas como Hugo Chávez, Álvaro Uribe, Daniel Ortega, y Cristina Kirchner que nos vienen a la mente…”.
Tampoco PPK encaja en la tendencia política latinoamericana actual, en el que los gobiernos de izquierda de gran alcance, tales como los de Argentina y Brasil, han sido barridos por la derecha. Kuczynski es de centro-derecha keynesiana, mientras que Keiko Fujimori, al igual que su padre, es populista de derecha. Curiosamente, la victoria de Kuczynski se debe, al menos en parte, al apoyo de última hora que recibió de la izquierda peruana.
Esto es algo nuevo para América Latina,que siempre ha virado hacia obstinadas polarizaciones.La idea de un movimiento político bipartidista es casi desconocida.
Hace sólo unas semanas, en el período previo a la segunda vuelta de las elecciones, las posibilidades de una victoria de Kuczynski parecían sombrías. Las encuestas lo mostraron segundo después de Fujimori por más de siete puntos porcentuales, el equivalente a un millón de votos. En abril, durante la primera ronda de votación, que había hecho mal, asegurando sólo la mitad de los votos que hizo Fujimori. Su partido recién formado, Peruanos Por el Kambio-un juego de sus iniciales, también había hecho mal, ganando apenas dieciocho escaños en el Congreso, en comparación con setenta y tres del partido de Fujimori. Pero otros contendientes lo hicieron peor, y Kuczynski logró permanecer en carrera.
Una semana antes de la segunda ronda de votación, los números de Kuczynski recibieron un impulso. Verónika Mendoza, que había sido la principal candidata de la izquierda del país, pidió a sus seguidores a votar por PPK para salvar al país de Fujimori. Para muchos peruanos, la perspectiva de una Presidencia Keiko Fujimori fue volviendo intolerable. A medida que esto ocurría, una noticia remeció lo que sugiere que la DEA estaba investigando al secretario general del partido de Fujimori, Fuerza Popular, por lavado de dinero de la droga.La DEA emitió un comunicado diciendo que Fujimori no estaba bajo investigación. El secretario del partido, por su parte, negó los cargos, pero rápidamente renunció a su cargo. Otras noticias sugiriendo actos de corrupción continuaron, y en su último debate PPK sugirió, en un lenguaje inusualmente fuerte, que si Fujimori ganara la Presidencia, Perú se encontraría en riesgo de convertirse en un "narcoestado". (En un giro histórico, el eminente periodista peruano Gustavo Gorriti, que una vez fue secuestrado por los esbirros del padre de Fujimori, asesoró activamente a PPK para su debate final con Fujimori. Gorriti explicó su decisión de abandonar la imparcialidad periodística como algo que se sintió obligado a hacer por su país.)
Gustavo Gorriti colaboró decididamente en el giro histórico de la campaña presidencial en Perú  
Hablar de un narcoestado impactó profundamente en Perú, que es actualmente el mayor productor de cocaína del mundo, y donde los altos niveles de criminalidad y la inseguridad se agrava por un poder judicial y la fuerza policíal afectada por la corrupción. Perú también está luchando con una desaceleración económica, las disparidades de ingresos generalizados, la pobreza endémica y creciente descontento, sobre todo entre la considerable población indígena del país. Fujimori es la hija de un ex jefe de Estado que fue procesado, declarado culpable y condenado a veinticinco años de prisión por crímenes contra la humanidad, así como diversos delitos de corrupción. Pese a sus esfuerzos por distanciarse de su padre, que era muy vulnerable a las apariencias de impropiedad. En efecto, mientras que PPK había hecho campaña de una mayor transparencia en el gobierno, Keiko, como se conoce a Fujimori, había pedido el retorno de la ley y el orden. Su mayor popularidad se encuentra entre pobres peruanos, que todavía recuerdan cómo su padre ganó la guerra civil del país contra la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso, y cómo esto sacó al país de un período caótico de la hiperinflación a un auge económico.
Los éxitos de Fujimori, sin embargo, se produjeron con alto precio para la incipiente democracia de Perú. Dos años después de ganar las elecciones presidenciales de 1990 (en la que superó el novelista Mario Vargas Llosa), Fujimori disolvió el Congreso, suspendió la Constitución y asumió poderes extraordinarios en lo que se conoce como un auto-golpe de Estado, o el "Fujigolpe." A partir de entonces, se hizo cada vez más autocrático, así como corrupto. Junto con su jefe de inteligencia, Vladimiro Montesinos, quien, al igual que su antiguo jefe, está hoy en prisión, por muchos años de abundantes crímenes de Fujimori en el tiempo que gobernó el país como un villano de cómic,quien secretamente soborno a políticos y jueces, secuestró periodistas y utilizó escuadrones de la muerte para matar a sus oponentes políticos. En el año 2000, cuando Fujimori era candidato a un tercer mandato en el cargo,empezaron a circular videos mostrando a Montesinos sobornando personalmente a políticos.Para evitar un arresto por su propia complicidad en el escándalo, Fujimori huyó a Japón y envió por su renuncia a la presidencia. (La extraña historia Fujimori sigue y sigue. En 2005, abandonó Japón para ir a Chile, con el fin de estar más cerca de Perú, estaba decidido, finalmente, volver a casa y al poder, pero finalmente fue extraditado a Perú, en 2007, en la que ha estado en la cárcel desde entonces.)
A pesar de toda la mala historia, la mitad del electorado de Perú, sin embargo, votó a favor de Keiko Fujimori, y, aunque perdió la Presidencia, retendrá un considerable poder político en Perú a través del control de su partido en el Congreso. Kuczynski tendrá que lidiar con eso.
Si Kuczynski representa la tradición de la vieja escuela de nobleza obliga en la política, Fujimori representa otra, igual de tradición familiar, tan antigua como lo es hoy en que el derecho de la dinastía. Fujimori tenía quince años cuando su padre entró en la oficina, y ella también disfrutó de los beneficios de una buena educación privada, asistiendo a la primera Universidad de Stony Brook, a continuación, la Universidad de Boston, y finalmente la Columbia Business School, donde obtuvo un MBA.
A continuación, después de que sus padres efectuaron un divorcio muy público y desordenado, en 1994, se convirtió oficialmente en la primera dama de Perú, un papel que jugó durante seis años, hasta que salió su padre al exilio. Sin dejarse intimidar por la caída surrealista de su padre, o posiblemente espoleada a causa de ella, Fujimori pasó a empujar a sí misma en la política peruana, llegando a ganar un escaño en el Congreso, y, en 2011, postulando a la presidencia. Entonces, como ahora, que tenía un buen resultado en la primera ronda de votación, sólo para perder por poco con el saliente presidente de Perú, Ollanta Humala, un ex militar de la inclinación política de laissez-faire.
El esposo de Fujimori, como la mujer de Kuczynski, también pasa a ser un americano, pero, en la mayoría de otras formas, las circunstancias de sus dos familias son totalmente diferentes. Además de su padre encarcelado, uno de los primos de Fujimori, dos de sus tías, y dos de sus tíos son considerados como criminales y actualmente se encuentran fugitivos, acusados ​​de "enriquecimiento ilícito" y una serie de otros delitos. Su hermano menor Kenji, por su parte, también tiene grandes ambiciones políticas. Él deliberadamente no votó por su hermana a causa de su reciente promesa de campaña de no indultar a su padre si ella se convirtiera en presidente. Unos días antes de la segunda ronda de votación, Kenji a través del Twitter publicó que, si su hermana no ganara la Presidencia en 2016, tenía la intención de postular en el año 2021.
Kuczynski ha dicho que desea traer la reconciliación a Perú y tiene la intención de adoptar un enfoque de consenso para gobernar el país. Con "el fujimorismo" en el control del Congreso y hermanos Fujimori que compiten por su herencia dinástica.