jueves, 12 de enero de 2017

Financiamiento para obras prioritarias de agua y saneamiento 2017

Agua potable como prioridad

Las líneas de trabajo para dotar de agua potable al 100% de la población van bien encaminadas, al punto que se espera cumplir esa meta en el 2021 y así aportar a la lucha contra la pobreza y a la consolidación de un país moderno en el Bicentenario de la República.
El esfuerzo técnico del Gobierno en ese sentido se despliega en varios flancos con la creación de un fondo de 2,000 millones de soles para cerrar las brechas en el suministro, el establecimiento de oficinas del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento en las 25 regiones, la asistencia técnica del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS), entre otros.
Y por el lado político, el Poder Ejecutivo ha desarrollado dos enfoques en los primeros cinco meses de su administración: el primero está encaminado a ejecutar más obras y recursos que permitan llevar el agua y ampliar la infraestructura de saneamiento a más peruanos; mientras que el segundo busca fortalecer a las entidades prestadoras de los servicios de saneamiento (EPS) para que puedan proveer de un mayor y mejor servicio a sus comunidades.
En el caso de las EPS, su potenciación es importante porque en el período comprendido entre el 2009 y el 2014, el Gobierno les transfirió 18,000 millones de soles, y no obstante este presupuesto, la calidad de los servicios no mejoró. Ahora se pretende revertir tal situación con el Decreto Legislativo Nº 1280, cuyo propósito es fortalecer su autonomía y lograr una gestión con indicadores de eficiencia institucional en favor de la gente.
La nueva norma se basa en cinco ejes: autonomía empresarial, gobernanza y gestión ambiental, integración de las EPS, política tarifaria y fortalecimiento de la gestión del ente rector. Dentro de la autonomía, las entidades pasarán a ser empresas y la junta general de accionistas estará conformada solo por alcaldes provinciales, que tendrán que garantizar la autonomía de la gestión empresarial y buen gobierno corporativo.
Del mismo modo, el Ejecutivo creó el Fondo para el Financiamiento de Proyectos en Materia de Agua, Saneamiento y Salud (Fias), a fin de solventar los programas y proyectos que garanticen el agua potable, el alcantarillado y el tratamiento de líquidos residuales.
Un elemento innovador en este esquema es el establecimiento del programa Agua +, cuyo esfuerzo apunta a reducir el déficit cualitativo de los servicios de agua y saneamiento en las zonas rurales. Con tal fin, se procederá a la rehabilitación, reposición, operación y mantenimiento de los sistemas en los centros poblados, gracias a la intervención del Fondo de Compensación para el Desarrollo Social (Foncodes) del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.
Sin duda, estamos ante un impulso sin precedentes para superar una carencia que por años ha afectado a amplios sectores de la población. Si la acción del Estado continúa ese norte, es seguro que el Perú logrará cubrir las necesidades de agua potable y alcantarillado, con lo cual mejorarían las condiciones de salubridad y la calidad de vida de la población.
Sin duda, estamos ante un impulso sin precedentes para superar una carencia que por años ha afectado a amplios sectores de la población.

Recursos para obras de agua y saneamiento en el 2017

El Gobierno invertirá más de 4,300 millones de soles este año en proyectos de agua y saneamiento en todo el país, a fin de cubrir la brecha de déficit de estos servicios,la mayor parte de estos recursos serán transferidos a los gobiernos regionales y locales, que son los grandes ejecutores. Esta información está en la línea de lo expresado anteriormente sobre la cifra de tres mil millones de soles del presupuesto del Ministerio de Vivienda,Construcción y Saneamiento que será afectada en los primeros tres meses del año 2017.