martes, 30 de mayo de 2017

Desafíos por superar en reforma de agua y saneamiento

El gobierno  central en Perú  se propuso en su periodo de cinco años (2016-2021) lograr para la zona urbana el  100 %  de cobertura de agua potable y saneamiento al 2021.
Es una meta que  la mayoría de peruanos tomó con mucha esperanza, que trascurrido diez meses de gestión , la ilusión se va diluyendo, pues las conocidas deficiencias no se van superando en el tiempo.
Pese a que en el presupuesto de este año 2017, el subsector saneamiento se vio incrementado  67 % en sus recursos, no se aprecia que la principal traba de la falta de capacidad de ejecución no se estaría superando.
El total del Presupuesto Público destinado al sector saneamiento, entre los años 2011 y 2016, ha sido de 29,4 mil millones de soles, sin embargo, el nivel de ejecución promedio para los tres niveles de gobierno alcanzó únicamente el 65 %, denotando deficiencias para ejecutar la totalidad de las transferencias realizadas, según lo precisado por el DS N°007-2017-VIVIENDA que aprueba la Política Nacional de Saneamiento ; que está alineada con datos del ministerio de Economía y Finanzas , las cifras totales de ejecución del Estado en proyectos de saneamiento para  los últimos años no alcanzó  70% y focalizada la ejecución de inversión pública para los programas de saneamiento del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) para el año 2016 fue de  19,3% en el ámbito urbano y 64,0% en el ámbito rural.Esta tendencia en lo que va de la presente administración, no se estaría revirtiendo. 

Impases subsistentes

Buena  parte de los proyectos de agua y saneamiento se gestiona a través de los programas nacionales de saneamiento urbano y rural respectivamente. A través de estos programas presupuestales, se transfieren recursos a los gobiernos regionales y locales para que gestionen sus proyectos . 
Tanto la reducida ejecución en los estudios de preinversión  y  la atomización de proyectos con pequeños montos, contribuyen a esta  falta de capacidad de ejecución presupuestal.
También se evidencia que la migración del antiguo SNIP al nuevo sistema de inversión pública, Invierte.pe.  estaría pasando factura en términos iniciales de tiempo a los proyectos.
Un problema adicional tiene que ver con las demoras en la redefinición del marco legal para el sector saneamiento establecido por el Decreto Legislativo N°  1280 que sufriera modificaciones últimas aprobadas por el Congreso de la República.