lunes, 30 de julio de 2012

Tendencias & rotaciones

Los principales medios de comunicación del país, entre los que se encuentra El Comercio, dan cuenta que por tercer mes consecutivo las exportaciones peruanas registraron caídas, debido principalmente a un retroceso de los productos mineros, según datos proporcionados por la Asociación Peruana de Comercio Exterior.
A esto se suma el efecto producido por el cambio del Gabinete Ministerial por segunda vez durante el primer año de gobierno de Ollanta Humala, hecho que afecta negativamente la calificación crediticia del Perú (“Baa3”), según advirtió hoy _Lunes 30 Julio del 2012_ la agencia de medición de riesgos Moody’s.
Mediante un comunicado, la agencia indicó que los recientes cambios en las carteras ministeriales representan “un reconocimiento implícito de parte del gobierno peruano” de que “no ha sido eficaz” la estrategia para abordar el conflicto social surgido por el rechazo al proyecto minero Conga, ubicado en Cajamarca.
“Si las autoridades son incapaces de ocuparse de manera efectiva de la situación, esto amenaza con desbaratar un número de importantes proyectos mineros y socavar las perspectivas del futuro crecimiento del país”, remarcó el comunicado.
Moody’s dijo que si bien el nuevo Gabinete liderado por Juan Jiménez viene adoptando lineamientos pragmáticos, ello no garantiza que su trabajo frente a los conflictos sociales sea más efectivo que los anteriores consejos de ministros encabezados inicialmente por Salomón Lerner y, luego, por Óscar Valdés.
“No hay garantía de que el nuevo Gabinete sea más efectivo que los dos anteriores. Sin embargo, el Gobierno no ha cambiado a su equipo económico, lo que indica que continúan las políticas que han traído un gran desarrollo en la última década”, refirió la agencia.
En esa línea, espera que el Gabinete Jiménez reconcilie los objetivos del Ejecutivo con las demandas de los que se oponen a los proyectos. “Es muy importante para el crédito peruano que los proyectos mineros sigan adelante y que los manifestantes no afecten la confianza de los inversores".
Es en este sentido, consideramos que la política del gobierno nacional de turno _ respecto al tema minero_ debería ajustarse a las Políticas de Estado consideradas en el Acuerdo Nacional, convocando a las fuerzas vivas del país a efectos de revertir los precitados registros que  podrían convertirse en tendencias recurrentes en el país afectando a principales actores económicos del país, entre los que se encuentra el sector minero.