miércoles, 31 de diciembre de 2014

Señales al sector minero y a la Nación.

En balance político  & minería peruana precisábamos que un problema gravísimo que ha enfrentado la administración Humala es la corrupción, hecho que logró el debilitamiento del gobierno a lo largo del año 2014. 
Los efectos se hacen sentir en la desconfianza de los agentes económicos y el proceso consecuente en las postergaciones de las grandes inversiones con capitales extranjeros, dejando sólo el peso del crecimiento económico a la inversión pública.
Esta realidad interna, sumada a los conocidos efectos externos, podrían impactar negativamente en el crecimiento y desarrollo del país en el año 2015 que empieza.
La confianza de las inversiones mineras requieren estabilidad en la gobernabilidad del país. 
De otro lado,sería saludable y muy recomendable para la administración Humala,que se aclare_por los niveles que correspondan_ el tema del señor Martín Belaunde Lossio, que constituye a todas luces un elemento de distorsión en la gobernabilidad del país.
Los socios comerciales del Perú y los potenciales inversionistas, así como la población peruana en general, ven con asombro las pugna públicas existente entre altas autoridades del Ejecutivo y el Fiscal de la Nación.
Los argumentos esgrimidos por las partes dejan muy mal parados a todos ellos y en particular a un Ministro del Interior, que se constituye en un elemento desestabilizador del sistema. Por una parte, cuestionado en su accionar por el Fiscal de la Nación y por la otra parte, defendido sin la contundencia ni elementos necesarios por la presidenta del Consejo de Ministros; situación que deviene en si misma en una crisis política de baja intensidad y que, según sus adversarios políticos, podría llegar hasta tocar a la propia investidura del Presidente de la República.