martes, 27 de diciembre de 2016

Gestión de agua dulce y residuos sólidos ante el cambio climático

Las sociedades originarias como los Mapuches, Incas, Mayas, entre otros ; marcaron su presencia e identidad frente al tiempo geológico, con un accionar transfrontera de ideas y el pensamiento que se remontan a las culturas ancestrales integradas en territorios respondiendo armónicamente  ante las solicitaciones propias de los elementos de la naturaleza y los impactos antrópicos.
Su destino transcurrió ante una naturaleza sumamente generosa con el hombre, con gran biodiversidad, múltiples pisos altitudinales, sociedades multiétnicas, diversas zonas climáticas y de vida; pero también enfrentaron grandes retos que sortearon demostrando capacidad de respuesta registrada por la historia.

De 4 a 25 divisiones para la gestión

Es así que surgieron las grandes civilizaciones como es en el caso del imperio inca, cuya existencia da cuenta de una fabulosa organización para gestionar política y administrativamente el espacio que ocupaban en cuatro (4) suyos, territorio que involucran a varios países latinoamericanos de la actualidad.
La característica del proceso de desarrollo del imperio se basó en el profundo respeto por la naturaleza y sus elementos : agua, suelo, aire.., algo que el desarrollo moderno está rescatando para tomarlo paulatinamente en cuenta.
En este contexto, una adecuada  gestión de los recursos es fundamental para atender las necesidades armónicamente y la transferencia del conocimiento entre los pueblos deviene en fundamental. La conectividad entre territorios a través del QhapaqÑan constituye un mensaje de unión, convivencia y respeto por nuestra integración ante la diversidad cultural dada en ese entonces.
Con la imposición de las encomiendas y reducciones, más que influir en la identidad cultural, se dañó el ordenamiento territorial y la distribución espacial en buena parte del territorio nacional establecida para la gestión de los recursos; en algunos casos afectándoles a tal extremo que se extinguió como ocurrió con el uso dado a las plumas del corequenque.
La moderna sociedad peruana lleva una secuela del proceso antes mencionado en el tema de jurisdicción y límites, que le genera impases para alcanzar una adecuada gestión de sus recursos, la cual afecta gradualmente en su organización política territorial para sus hasta hoy 25 regiones,196 provincias y 1874distritos.
La escasa atención a las necesidades de algunas localidades, entre otras causas, impulsa la atomización de su espacio territorial, la misma que en los últimos seis años (2010-2016) provocó la creación de 1 provincia y 40 distritos más de los ya existentes, los mismos que se encuentran en la génesis de sus capacidades para afrontar con marcado éxito los retos y desafíos de la modernidad, entre los que se encuentra el cambio climático.

Situación de incertidumbre recurrente

En este escenario se encuentra al país ahora afectado por estrés hídrico, la pluviosidad concentrada en sierra y selva, con una faja costera desértica cada vez más poblada, allí justamente donde hay menos agua dulce y se produce mayores residuos sólidos.
Con el cambio climático sube la temperatura de la tierra, la evaporación de agua es mayor, la napa freática es más profunda por el desequilibrio causado por la siembra de cemento donde antes había áreas agrícolas,reduciendo la disponibilidad de agua dulce.
Esa faja costera, que alberga la mayor cantidad de peruanos, está supeditada a la incertidumbre de los periodos de lluvia en las cuencas altas de los ríos de caudal estacional, alimentados por lagunas formadas por deshielos de glaciares que se van perdiendo inexorablemente por el cambio climático.
Todos los pronósticos y análisis probabilísticos de estudios diversos,coinciden,apuntando a que la situación de escasez del recurso agua dulce se va agudizando.

Construcción de grandes almacenamientos de agua

En el último medio siglo pasado y en lo que va del presente, Perú apostó por un gran desarrollo de infraestructuras hídricas mayores para represar y almacenar agua, así como trasladar aguas de la cuenca oriental hacia la costa desértica del pacífico. Asimismo, se impulsó el desarrollo de redes primarias y secundarias para atender con el servicio de agua para consumo humano y otros usos a las ciudades.

Conflictos por el agua dulce

Así como en otros países de la región de las américas, en Perú se registran conflictos por el agua entre diversos usuarios, muchos de los cuales ahora tratan (por su valor) a las fuentes de agua como yacimientos ( como en el caso de oro o petróleo).

Existencias axiomáticas

Con la existencia del cambio climático, el empuje de la presión demográfica y  la insuficiencia del Estado para afrontar sólo las grandes inversiones que son necesarias; el modelo de gestión aplicado hasta la fecha no alcanza para dar sostenibilidad a los servicios prestados en el uso y manejo real y efectivo del agua y los residuos generados.
Esta situación presentada era previsible para las instituciones multilaterales y los especialistas apasionados  por la causa del Perú y de otros países situados en la región de las américas; por ello se plantean alternativas de adecuación y mitigación para que en función de sus realidades se prioricen acciones en búsqueda del progreso y desarrollo del hombre en equilibrio con su medio ambiente.

Acciones de emergencia tomadas para la gestión de agua y residuos 

Se declaró el Estado de Emergencia por déficit hídrico en los departamentos de Apurímac, Ancash, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Ica, Junín, Lambayeque, La Libertad, Pasco, Piura, Puno, Tacna y Tumbes, así como en siete (07) provincias del departamento de Lima, y en cuatro (04) provincias del departamento de Arequipa, cuyo detalle se señala en el Anexo del Decreto Supremo N° 089-2016-PCM; por el plazo de sesenta (60) días calendario, para la ejecución de acciones inmediatas y necesarias de respuesta.
Asimismo, teniendo en cuenta el riesgo sanitario y ambiental que genera el actual déficit de infraestructura de disposición final de residuos, mediante Decreto Legislativo N° 1278 se declaró de necesidad pública e interés nacional prioritario para efectos de la inversión pública, la construcción y reconversión de infraestructuras de disposición final durante el plazo de diez (10) años.
El Ministerio de Defensa y  defensa Civil en Perú podrían tener un rol mas protagónico en la gestión del agua y residuos.