domingo, 29 de agosto de 2010

Desalinización del agua de mar: Alternativa tecnológica para actividad minera en zonas áridas y semi áridas

Una posición respecto al uso del agua por parte de algunas empresas mineras considera que está desbocado, descontrolado y deshumanizado. Refiere que su escasez se debe principalmente a eso y la implementación de las medidas necesarias para que se facilite su acceso es una deuda que estas empresas deberían pagar.

Un estudio difundido recientemente (2009) desarrollado por el Instituto Superior Técnico de la Universidad Técnica de Lisboa (Portugal) en cuencas hidrográficas de Perú (río Chili), Chile (río Elqui) y Bolivia (lago Poopó) - en el marco del proyecto Caminar - determinó que el agua destinada para el uso agrícola representa más del 75% del total del recurso hídrico utilizado por los diferentes sectores.

Los resultados del estudio confirmarían la tendencia en usos del agua a nivel mundial, donde la agricultura representa la actividad que más agua emplea en las cuencas, desmitificando la creencia de que la actividad minera es la que mayor uso hace del recurso hídrico; sin embargo, la actividad minera se encuentra explorando alternativas tecnológicas a fin de mejorar opciones de uso en la gestión del agua para regiones donde se desarrolla la actividad minera en zonas áridas y semi áridas, como las que caracteriza a la costa peruana.

Una de éstas opciones la constituye la práctica de desalinizar el agua de mar que ha funcionado como mecanismo preventivo de conflictos ante la competencia por el uso del agua superficial y subterránea entre la agricultura y minería.

Seguidamente se presenta el proyecto de Planta desalinizadora del futuro : Jardín del Eden y su teatro del Agua (produce 455 mil metros cúbicos por día). Crea agua potable a partir de agua salada del mar , sin necesidad de combustible pues aprovecha la energía del sol, mar y viento. El principio de esta planta  se sustenta en el ciclo hidrológico del agua reproduciendo el ciclo natural del agua. Se enfría tubos de plástico, haciéndose circular agua salada y por un proceso forma gotas de agua dulce que luego serán almacenadas y aprovechadas para diversos usos.
 

Un tema en el que se está trabajando, es la mejor forma de hacer manejable los costos del tratamiento de agua a gran escala, las plantas desalinizadoras convencionales  que requieren central eléctrica, calor y vapor, eventualmente irán evolucionando hasta alcanzar los niveles óptimos para su empleo masificado en el Planeta. 



Existe también otro proceso por lo cual se logra la separación de una cantidad de agua dulce del agua salada, denominada ósmosis inversa. Tecnología conocida y aplicada en Perú.

Justamente, la empresa minera Milpo S.A. construyó una planta desalinizadora para su unidad minera Cerro Lindo, ubicada a 240 kilómetros al sur de Lima -provincia de Chincha- en la costa de la región Ica, transportando el agua de mar desde su fuente marina en el océano Pacífico, recorriendo una distancia de 60 kilómetros hasta Cerro Lindo.

Esta acción permitió que en lugar de extraer agua de la cuenca del  río Topará , se procesara el agua de mar, desalinizándola y usándola en sus operaciones mineras. 

El rendimiento logrado por ésta planta es en el orden de producción de 40% de agua dulce por cada metro cúbico de agua de mar procesado. Es decir, por cada mil litros de agua de mar que entran a la planta desalinizadora, se obtiene cuatrocientos litros de agua dulce para ser utilizada en la industria minera y usos colaterales. El agua remanente, es devuelta al mar mediante emisario submarino y no impacta en el medio ambiente.

Esta experiencia, es el resultado de la aplicación de una normativa ambiental moderna sustentada en el desarrollo tecnológico, la cual fomenta las inversiones y protege de manera efectiva al medio ambiente, haciendo que el recurso escazo como el agua en éstas regiones, sea mejor aprovechado en un ambiente que armoniza el funcionamiento del sector minero con la agricultura, ganadería y otros sectores.