jueves, 19 de agosto de 2010

Oportunidad y eficacia en la distribución del Canon minero

El gobierno , en sus diferentes niveles : central , regional y local, deben captar, distribuir y gastar adecuadamente los recursos que obtienen de la actividad minera.

La falta de oportunidad e inadecuados criterios de reparto han venido generando toda una polémica principalmente en las Regiones, por la ineficaz forma de distribución en el Canon minero. (Referido al reparto para el periodo comprendido entre Enero del 2007 a Julio del 2010). 

En los hechos, esta situación alimenta el discurso antiminero haciendo que prospere y en algunos casos las protestas escalen en hechos violentistas.  

Los argumentos que se presentan buscan generar el resentimiento de la población informándoles que existe un crecimiento sin equidad.

Seguidamente, podrán apreciar un pronunciamiento sobre el denominado repartimiento injusto del canon minero (2008) , que de algún modo , refleja lo que se ha estado difundiendo como mensaje recurrente a las poblaciones del interior del país.

                

Esta ineficacia generaría :

  • Que los recursos no lleguen oportunamente a la gran mayoría de la población y que las obras consensuadas con grupos locales como: escuelas, obras de irrigación, vías de acceso, etc. no podrían estar ejecutándose en los tiempos previstos.

  • Que el aporte minero siga aumentando hasta límites que pudieran afectar la competitividad del accionar de las mineras en el país, reduciendo de este modo que el país sea atractivo a capitales extranjeros de largo plazo.

  • Fomento en el debate sobre el aprovechamiento de los recursos naturales para el desarrollo nacional, preguntándose ¿por qué el crecimiento económico de los últimos años ha favorecido a unos pocos y no a la mayoría de peruanos?

  • Riesgo que exista enfrentamiento entre los pueblos por la repartición del canon minero.

  • Aumento de la desconfianza en la población local sintiendo que la bonanza económica minera no ha tenido mayor efecto en el bienestar de la gente y que una vez concluida la explotación del mineral, quedará igual o peor que antes.
Las compañías mineras contribuyen - además del pago de impuestos, canon, regalías, aporte voluntario - mediante proyectos de apoyo a comunidades aledañas a su área de influencia con infraestructura de servicios básicos salud, electricidad, educación, carreteras, saneamiento : agua potable y alcantarillado, etc, en el marco de su responsabilidad social empresarial. Sin embargo, no pueden efectuar acciones de gran escala que supondría sustituir la labor que le corresponde realizar al Estado.

Las grandes obras con gran impacto en la población, requieren además del procedimiento estipulado por Ley, de un tiempo de planificación y la concurrencia de voluntades de ámbito macroregional, por consiguiente escaparía del área de influencia de una compañía minera en particular. 

El Estado debe asumir su rol para que los recursos lleguen oportuna y eficazmente a la población; de tal modo que se garantice la aplicación de proyectos de gran alcance e impacto social.

Además de impulsar una política de descentralización viable y efectiva, debe revisar la forma de distribución del canon minero para que se sigan realizando mas obras y exista real progreso en las localidades en búsqueda de un desarrollo nacional.

Es sustantivo revisar también los niveles de capacitación de los funcionarios públicos, pues hay la necesidad de un aprendizaje que debe ser sostenido y permanente en el tiempo hasta que se de muestras de eficiencia en la gestión .

El otro aspecto es, compensar a las regiones con menos ingresos que otras.

La consolidación de las macroregiones y proyectos comunes podría permitir desarrollar proyectos de gran impacto en la comunidad para revertir tendencias de resentimientos contra la minería y se pueda mantener condiciones de estabilidad social y política, de tal modo que las inversiones continúen fluyendo con la tendencia creciente y que generen un desarrollo sostenible .