jueves, 9 de diciembre de 2010

Minería y ecologismo popular.

El incremento de conflictos ambientales en todo el Planeta es una realidad, Perú no esta ajeno a esta tendencia. Es necesario entender esta problemática a efectos de tender puentes para poder actuar oportunamente en consecuencia.
El discurso que el hombre se está quedando sin su hábitat para poder vivir cala mas en las poblaciones que se ven directamente impactadas por la actividad industrial Humana.
Prioridades que defienden posiciones antagónicas se ponen en evidencia, por un lado esta el Estado que considera la importancia de la Economía del país y del otro, las poblaciones que defienden su medio ambiente que consideran agredidos.
El hecho concreto es que no se puede ver la Economía independientemente de la Ecología y es en este contexto en que el desarrollo económico y social es indispensable par asegurar al hombre un ambiente de vida y trabajo favorable y crear en la Tierra las condiciones necesarias para mejorar la calidad de la vida, principio reconocido por Naciones Unidas.
Seguidamente presentamos una exposición (2009) del académico español Joan Martinez Alier sobre el particular:

Últimos sonados casos de conflictos socio-ambientales sucedido en Arequipa y Ancash, revelan que existe mucho trabajo por hacer en el recientemente creado Ministerio del Ambiente  y en el Ministerio de Energía y Minas, para evitar que los conflictos escalen y pongan en eventual riesgo las futuras inversiones previstas en el sector minero peruano.
Perú cuenta actualmente con un Ministerio del  Ambiente inclinado a la antigua ecología que sólo estudiaba Plantas y Animales.
Es preciso incorporar la dimensión Humana en la ecología contemporánea transmitida parcialmente y con algún sezgo al pueblo peruano por la información parcialmente difundida.
El sector minero, dado el espacio geosocial donde se desarrolla, es uno de las más directamente afectados.  
Importantes conflictos se sucedieron en el pasado y se están preparando otros en esa misma línea de demandas sociales ambientales.
En este contexto, consideramos importante dar una mirada a la perspectiva del ecologismo de los pobres, de aquellas colectividades excluidas del país y que ven al sector minero y sus actividades como un potencial riesgo para su subsistencia.