sábado, 10 de marzo de 2012

Inversión minera & Regulación

En Perú, quienes cuestionan el modelo extractivista de desarrollo basado en el sector minero, sostienen que después de años de inversiones efectuadas en áreas con tradición minera, existen poblaciones locales que aún no cuentan con adecuados servicios de agua potable y alcantarillado, sin embargo, asumen secuelas de los daños ambientales, escalando así en los ya conocidos conflictos socio ambientales y oposición cerrada a nuevas inversiones mineras como es el caso de la Minera Conga en Cajamarca.
Entonces se responsabiliza a la minería porque supuestamente no distribuye ni comparte adecuadamente los beneficios que genera.
Ciertamente la conciencia colectiva percibe que la minería contribuye con sus impuestos al crecimiento y desarrollo del país, pero no tiene aún muy clara la imagen del porque no le llegan directamente los beneficios en saneamiento, salvo por acciones puntuales realizada en el marco de las actividades de responsabilidad social en el área de influencia de alguna determinada labor minera.
Trataremos entonces de explicar el porqué se da esta figura en el país.
Una determinada compañía minera, no va mas allá en la atención del tema de Saneamiento porque es labor que corresponde y ejecuta el Estado Peruano a través del Ministerio correspondiente y gestionada por las Empresas Prestadoras de Servicios de Saneamiento  (EPS) a cargo de municipios provinciales , salvo en el caso de Lima y Callao que responde a gestión pública del Gobierno Central a través del Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado_FONAFE  y la EPS (Aguas de Tumbes S.A) en Tumbes que responde a un servicio concesionado a partir del año 2005. De otro lado, estas EPS, independientemente de su carácter pública o privada son reguladas por la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento_ SUNASS.  
Para ser más precisos, nos refereriremos al periodo 2006-2010.
Es así que en éste  periodo se invirtieron S/. 4,772.9 millones de nuevos soles para mejorar la prestación del servicio de agua potable y  alcantarillado.En el precitado periodo, se realizaron importantes inversiones para agua y saneamiento, lapso coincidente con el aumento de los precios de los metales en mercados internacionales y el repunte del sector minero peruano que contribuyó con el progreso logrado en el desarrollo nacional.
Para ver cuan efectivo fue el aporte financiero en EPS, nos apoyaremos en el indicador Relación de trabajo que mide la situación económica-financiera de las EPS.
Este indicador financiero está definido como la relación que existe entre el Costo Operativo (Costo de Ventas, Gasto de Ventas y Gastos Administrativos) en el que incurre una empresa, sin incluir la Depreciación y Provisión de Cobranza dudosa del período, y los Ingresos Operacionales totales que obtiene.  Es decir, nos indica la proporción de los costos y gastos desembolsables que logran ser cubiertos por los ingresos operacionales que percibe la empresa.
Este indicador es de gran importancia para garantizar la sostenibilidad de los servicios, puesto que si es mayor que Uno (1), la empresa no estaría cubriendo la totalidad de sus costos y gastos desembolsables con la tarifa que estarían aplicando, lo cual pondría en riesgo las operaciones de la empresa, impidiendo asimismo la ejecución de inversiones con recursos propios, lo cual contribuye a la desmejora de la calidad de los servicios.
Ahora veamos el siguiente dato oficial publicado por el Organismo Regulador SUNASS.

Relación de trabajo en EPSs en el año 2006 (0.65 ó 65%) es similar para el año 2010.
Del gráfico se desprende que pese a la importante inversión realizada por el estado peruano en el periodo 2006-2010, el indicador de la relación de trabajo de las EPS no avanzó y registra el valor 0.65 (65% visto en términos de porcentaje como lo expone el regulador) tanto para el año 2006 como para el año 2010.
Sin duda, el panorama durante el periodo evaluado, no fue muy alentador ya que el alto nivel de endeudamiento de algunas EPS las ha llevado en muchos casos a procesos de insolvencia.
El punto es que la prestación de los servicios de saneamiento brindados por las EPS no mejoraron pese al mayor aporte através de los impuestos de las diferentes empresas mineras  que desarrollan actividades en territorio nacional.
Algunos indican que la precaria situación obedece a un tema de corrupción y al empoderamiento del regulador por parte de la administración del Gobierno Central, porque la Contraloría General de la República detectara irregularidades en la ejecución de obras de Saneamiento a cargo del programa "Agua para Todos", las mismas que generaron pérdidas por más de 6 millones de nuevos soles , pero éstas conclusiones de las auditorías a las gestiones realizadas en esa institución fueron para el periodo 2009-2011 y la mayoría de obras observadas fueron ejecutadas en dos regiones : Junín e Ica.  
Otras voces indican que el organismo Regulador simplemente no realizó eficazmente su trabajo y no reguló lo que debió regular , limitándose a realizar una labor similar a la desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática pero en el área de saneamiento.  
Indistintamente de lo que fuera la causa, alguien no ejecutó bien su trabajo en el desarrollo del modelo para el referido periodo de análisis  y que el aporte del sector minero, independientemente que sea o no el apropiado, no tiene ingerencia y mucho menos responsabilidad funcional en el tema regulatorio del sector saneamiento, dicho de otra forma, el sector minero no es responsable de la precaria situación del sector saneamiento que pese al importante crecimiento económico de los últimos años el Perú ocupe el puesto catorce (14) en el acceso a agua potable de dieciocho (18) países de América Latina, ni que en nuestro país cuatro (4) de cada diez (10) niños menores de cinco (5) años no tengan acceso a agua limpia y esos cuatro (4) niños son de familias rurales, tal como lo reconoce el índice de oportunidades Humanas (IOH) publicado en el libro " Midiendo y entendiendo la evolución de las oportunidades para los niños en el Perú" (Elaborado por el Banco Mundial).