jueves, 2 de febrero de 2012

Marcha Nacional por el Agua

La “Marcha Nacional por el Agua” se inició ayer en Cajamarca con música, una ceremonia especial y una reverencia al agua en la laguna Cortada, aledaña al proyecto minero Conga.
Convocada por organizaciones sociales, Frente de Defensa Ambiental, entre otros, pretende hacer planteamientos para cambiar la política de la actual administración del Estado en relación a las industrias extractivas, sensibilizando al gobierno de evitar la minería en cabeceras de cuenca y  presentar una medida de reclamo en defensa del recurso hídrico.
Es así que cientos de pobladores de Bambamarca, San Miguel, del distrito de La Encañada y la provincia de Celendín, en Cajamarca, llegaron a las lagunas Cortada y Namacocha para dar inicio a la precitada marcha
, que durará diez días recorriendo  varios distritos y provincias, y que u
na vez juntos, los manifestantes emprenderán la marcha en dirección a Lima, con previas paradas en Chimbote y Huacho.
La concentración final será el próximo 9 de febrero en la Plaza 2 de Mayo y el Congreso de la República.
En tanto, se informó que diversas organizaciones sociales de Lambayeque se plegarán hoy a la marcha iniciada en Cajamarca. También se sumarán agrupaciones que arriben de Tumbes y Piura.
Como se puede apreciar, la planificación de los eventos simultáneos son dignos de resaltar por la calidad mostrada en la organización de la marcha que sería el ejemplo a seguir de muchas organizaciones políticas existentes en el país.
Si bien es cierto que los organizadores de la precitada marcha, tienen acogida en la sociedad civil por el tema del reclamo referido al recurso Hídrico, algunos agitadores pretenden limitar este acto legítimo ciudadano para satanizar la existencia de la minería en cabeceras de cuenca del país, lo que equivaldria decir "no a la minería en el país" pues gran parte de minería en Perú se realiza en cabecera de cuenca.
De otro lado, se persiste en la desinformación generalizada pretendiendo hacer creer que el sistema de drenaje solamente se focaliza en la cabecera de cuenca donde - según el mensaje propalado - se  "origina el recurso hídrico".
El otro detalle soslayado militantemente es el nivel de contaminación del agua que se genera en otros sectores productivos y extractivos del país, como es en el caso de los efluentes industriales localizados en las ciudades y las aguas residuales municipales o domésticas que sin tratamiento alguno van a parar a los distintos cuerpos de agua del país como son ríos, lagos o el mar peruano.
Datos oficiales en Perú dan cuenta que sólo se estaría tratando el orden de 32.7% de aguas residuales producidas y el resto forman parte del universo que contamina los cuerpos de agua del país.
De otro lado, datos históricos confirman que el país ejecutó mayores inversiones en agua y alcantarillado sanitario en los últimos años, lapso coincidente con el aumento de los precios de los metales en mercados internacionales y el repunte del sector minero peruano que contribuyó en forma sustantiva con el avance logrado en el desarrollo nacional. 
La protección del recurso hídrico, en el extremo de mitigar los daños generados por la contaminación de las aguas mediante el tratamiento y disposición sanitaria de los efluentes, pasan por mejorar la gestión y mantener los niveles de inversión para hacerlas sostenibles .
Si tomamos como referencia los últimos cinco (05) años de inversión (2006-2010) podemos indicar que en las ciudades del país se invirtieron  S/. 4,772.9 millones de nuevos soles para mejorar la calidad de agua y disponer adecuadamente las aguas residuales.
En este contexto, el aseguramiento de las inversiones deviene en fundamental para lograr la descontaminación de los cuerpos de agua en Perú, y la “Marcha Nacional por el Agua” debería estar por encima de intereses personales y levantar como banderas los elevados intereses de la Nación para que se consoliden las Políticas de Estado sobre el Recurso Hídrico.