lunes, 4 de noviembre de 2013

Once mil millones de buenas razones

Resulta pues paradójico que el año pasado (2012), el fisco peruano recibiera S/. 11,000 millones del canon que no fueron utilizados (casi cuatro mil millones de dólares) por los gobiernos regionales y distritales (provincias y distritos) ni las Universidades.
En estricto, se devolvieron dineros no utilizados del canon por fallas de gestión en distintos niveles del ejecutivo peruano, viéndose en la incapacidad de atender al ciudadano que demanda de los servicios básicos insatisfechos, más aún en zonas de tradición minera, afectando directa e indirectamente al sector minero.
Mientras esto sucede en un lado; por otro el país recurre a países amigos para aplicar préstamos en agua y saneamiento, como sucedió en el caso del crédito de US$ 95 millones para saneamiento que formaba parte de un préstamos mayor de $270 millones de un país amigo el año 2010; la información precisa que después de siete años de gracia, éste préstamo se pagará en un plazo de 25 años con una tasa de interés de 1,4%.
Casos como el descrito son múltiples y se presentan por diversos factores, uno de ellos es el proceso trunco en la regionalización y descentralización del país que afecta indiscutiblemente el gobierno unitario de la República Peruana.
Existen pues once mil millones de buenas razones para poner en revisión el tema de la distribución del canon, donde debería primar los altos intereses de la nación sobre los intereses particulares de grupos que desean mantenerse en el poder en algunas regiones y gobiernos locales.
El tema de la baja afectación de los fondos por canon minero por parte de las Universidades tienen que ver también con problemas de carácter administrativo en el formato establecido como compensación económica a los investigadores, desperdiciando una ventana de oportunidades para el crecimiento y desarrollo de los departamentos de Ancash, La Libertad,Cajamarca,Moquegua, Tacna y Puno, que justamente concentran el ochenta por ciento (80%) de los recursos del canon minero