martes, 31 de diciembre de 2013

Marco conceptual del oro ilegal

Cuando nos referimos a la minería ilegal, pensamos en oro ilegal y en consecuencia en la minería informal, pues la minería ilegal subyace a cualquier forma de minería informal.Resulta entonces fundamental contar con un nuevo marco conceptual que lea e interprete la realidad sui géneris de cada espacio donde se desarrolle en el planeta a efectos de poder regular,reducir, mitigar o controlar sus efectos. Este marco conceptual debería incorporar como mínimo criterios de las teorías de sistemas, caos y limitaciones (o restricciones).
En estricto, se podría pensar en términos de erradicación de la minería ilegal solo si las reservas de oro se acaba en el planeta tierra y/o el metal precioso dejara de tener una escasez relativa que minimice su precio; por consiguiente, su valor de mercado se depreciaría de tal forma que las poblaciones excluidas dejarían de buscarlo para saciar sus necesidades primarias; ciertamente lo expresado se extiende al infinito reino de la sutileza y la ambigüedad, mediante el cual nos podemos abrir a dimensiones creativas con capacidad de auscultar relaciones mas armónicas en las relaciones humanas y su medio ambiente.

Aspiración política en Perú

Una publicación en la agencia peruana de noticias Andina , indica lo siguiente:
"El gobierno espera erradicar del país al menos el 80% de la minería ilegal el año 2016, con las acciones que emprende en diversos puntos del territorio nacional, aseguró hoy el alto comisionado para la formalización e interdicción minera, Daniel Urresti.
"Esperamos que para julio de 2014 la erradicación de la minería ilegal alcance un 40 % de esta actividad, y al 2016 esperamos haberla erradicado por lo menos en un 80 % en todo el país", dijo en declaraciones a la Agencia de Noticias Andina.
Refirió que los esfuerzos en este tema ahora se concentran en el "triángulo" conformado por Puno, Cusco y Madre de Dios, donde se encuentra focalizado el 50 % de la minería ilegal.
"Nosotros vamos a trabajar intensamente en esta zona para que a julio de 2014, el 40% de la minería ilegal sea erradicada y en cuanto a la minería informal tengamos un alto número de formalizados", agregó.
Asimismo, señaló que se espera lograr en el 2014 "avances efectivos" en los proyectos de remediación ambiental y, para ello, el Ejecutivo destinó S/. 420 millones con la finalidad de recuperar la cuenca del río Ramis, en Puno, afectado severamente por la contaminación minera.
El funcionario expresó su satisfacción por los avances logrados en la lucha contra la minería ilegal en todo el país, sobre todo por el respaldo del más alto nivel del que goza su labor.
"Si nosotros estamos teniendo avances, si estamos cumpliendo con objetivos rápidamente es porque hay disposiciones directas del presidente de la República, Ollanta Humala en ese sentido y eso ayuda", puntualizó.
Urresti advirtió que la lucha contra la minería ilegal es "sumamente difícil" por la cantidad de dinero que mueve al año, un estimado de US$ 2,900 millones, monto muy superior al usado por el narcotráfico.
"No es un problema del que se ha dado en este gobierno, sino por la indiferencia de los gobiernos, especialmente desde la década de 1990; tenemos más de 20 años, y es este gobierno que ha tomado la decisión política de hacerle frente", dijo.

Real dimensión del problema

La experiencia histórica en diversas latitudes y de esfuerzos tanto a nivel nacional como internacional, permiten ver la real dimensión del problema para el tratamiento del oro ilegal en escenarios circunscritos en la región de las américas y ultramar.
En términos generales se aprecia que existe un movimiento pendular en su dinámica registrada por décadas, alentada por la ausencia del Estado formal, quien en base a la vigilancia y acciones puntuales de interdicción trata de restringir la metástasis causada por los precios internacionales del oro y otros factores como las brechas en la legislación.
En algunos países como fue en el caso de Brasil, el ministerio público llegó a denunciar a personajes vinculados con la actividad ilegal del oro, de los cuales muy pocos fueron sentenciados por el poder judicial y menos aún fueron sentenciados con penas de privación de libertad.
Un punto en cuestionamiento es entonces el referido a la legislación penal, considerada como muy blanda con la minería ilegal en virtud a la reincidencia.
La data registrada en este país, consigna que pese a las constantes operaciones de interdicción con apoyo de las fuerzas armadas, los resultados fueron poco halagadores, por la dicotomía existente con la legislación sobre el particular. 
Las colectividades que integran las federaciones y confederaciones de personas naturales que tienen que ver con el ciclo de la minería ilegal hacen que existan esfuerzos de largo aliento para desarrollar el proceso de legalización o formalización para poder combatir a la minería ilegal del oro. 


En el caso de Colombia, se repiten los stakeholders,con el añadido de un elemento adicional a los presentados en brasil, que es la violencia incorporada por grupos armados integrados al poder del narcotráfico, una característica denominada como narcoterrorismo en Perú. 


En Venezuela se repite el nivel de contaminación generado en otros países y la economía de subsistencia registrada por los mineros informales de oro, los cuales utilizan mercurio en los procesos para obtener el oro ilegal. Es así que los escenarios dantescos sobre depredación de bosques y desertificación presentados en Madre de Dios y Puno en Perú, se multiplican en la región de las Américas.

La magnitud del crimen ambiental registrado en otras realidades precitadas, también se repiten en Ecuador, alentados por la falta de empleo y la acción de mineros informales e ilegales.

Sin embargo, también se presentan casos como el registrado en La rioja, Argentina, donde una familia, sobrevive en las estribaciones andinas, realizando la extracción del oro utilizando antiguas técnicas no contaminantes; secuencia que se replica con mineros informales en Perú que tratan de subsistir ejerciendo esta actividad económica.  

Las contradicciones en el proceso social instaurado por la fiebre del oro en realidades como Haiti, merece incorporar otros elementos al problema de la minería ilegal, como es el caso de los niveles de corrupción en el proceso.

En ese orden de ideas, se encuentra el caso presentado en Ghana, donde se experimenta una escalada en la corrupción sobre el tema, incluyendo aquellos que se supone  están para controlar y reducir los niveles de minería ilegal. Algo que no es nuevo en Perú, ya que tiene experiencias recientes sobre el particular con el caso de un legislador.

El trabajo de niños en minas de oro,como los registrados en Mali, que trabajan en condiciones extremadamente duras y peligrosas son una constante en la minería ilegal del oro, sumadas a  la trata de niños con fines de explotación sexual.

Tragedia de la minería ilegal e informal en Perú

Parte de los escenarios descritos anteriormente en diferentes realidades del mundo, se registran en Perú, pero para entender los procesos es preciso considerar los marcos conceptuales sobre la tragedia de la minería informal e ilegal de oro; vinculándolos con los espacios dimensionales que involucran al conjunto de elementos en interacción dinámica tras una finalidad y por supuesto una Meta;así podremos tener mayor aproximación de lo que en verdad se está tratando de resolver como problema.
En el escenario peruano, la minería ilegal de oro no tiene bandera, por tanto carece de nacionalidad, principios y valores. Su Regla es no respetar las reglas. Penetra e inficiona personas e instituciones, utilizando el lavado de activos en la metástasis y se convierte en su forma esporulada cuando la fuerza de la Ley y de la justicia de fortalecen en un lapso, hasta encontrar mejores escenarios, migrando en consecuencia o esperando mejores condiciones de operatividad.  
La minería ilegal de oro actualmente se ha instalado en 21 regiones del Perú en un universo de 25 gobiernos regionales que incorporan a 195 municipios provinciales, de los cuales apenas 12 cuentan con límites territoriales oficiales, el desorden es un caldo de cultivo para su propagación. Otro es el elevado nivel de corrupción relacionado a las actividades afines al mercado de oro.

Agenda pendiente

El modelo peruano de lucha contra la minería ilegal debe contar con sello propio, por sus características ambientales que no permiten copiar de otras realidades, por ejemplo del modelo colombiano, que pareciera en la praxis tener una mayor aproximación. Sin perjuicio a lo mencionado, se debiera poner en valor el postulado para reducir el caos existente, teniendo en cuenta que una mínima diferencia en las condiciones iniciales hace que el sistema evolucione de manera totalmente distinta.
El 2014 es un año electoral en Perú, donde se eligen nuevas autoridades regionales y municipales (provinciales y distritales) ; es el año previsto por el ejecutivo para "formalizar" y erradicar un buen porcentaje de las actividades mineras ilegales ( que tienen fines ilegales y por consiguiente no pueden ser desarrolladas sino ilegalmente) a este detalle se incluye el hecho que la cultura por el respeto y cumplimiento de las normas no está muy arraigado en Perú, por lo que pensar en alcanzar objetivos complejos y la meta en el corto plazo, podría llevar a pactar con lo que significa el caos de la minería ilegal bajo el paraguas de ser un participante creativo en el proceso de formalización.
En este contexto, seria importante consolidar el trabajo de la línea base, sistematizando miles de datos existentes y transformándolos en información valiosa para los tomadores de decisión. La data gráfica en tiempo real ayudaría a mantener informada a la sociedad civil para entender el proceso, tomando en cuenta el principio científico que si aumenta la información disminuye la entropía.
Incorporar a las fuerzas vivas del país en la solución de este problema estructural sobre minería informal aurífera (que requiere de los esfuerzo de largo aliento), será posible , si es que se logra articular los ámbitos de administración de justicia (ordinaria y especial), para integrar el hábitat territorial de las regiones que las distintas comunidades ocupan o utilizan de alguna manera.
Entre tanto, el ejecutivo debería mantener el norte planteados por las políticas de estado y redoblar esfuerzos para destrabar los proyectos mineros que tiene demorados y avanzar en los proyectos prioritarios que lleve a cerrar la brecha de infraestructura que presenta el país.

El dato teórico

  • Sistemas.Con aplicativos de las ciencias formales se podrá analizar los conceptos de tipos lógicos y grupos; De la física, los cúmulos de energía y materia, organizados en sistemas y subsistemas interrelacionados en redes; así como del concepto termodinámico de entropía. La entropía (Segundo principio de la termodinámica), sostiene que los sistemas tienden a desordenarse y desintegrarse aumentando su aleatoriedad. 
  • Caos. Bajo esta óptica se  trata ciertos tipos de sistemas dinámicos muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales. Pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitando la predicción a largo plazo. Esto sucede aunque estos sistemas son en rigor determinísticos, es decir, su comportamiento puede ser completamente determinado conociendo sus condiciones iniciales. Un sistema caótico incorpora partes de un sistema estable y un sistema inestable.Los ejes centrales del caos se mueven bajo la perspectiva del control,la creatividad y la sutileza.
  • Limitaciones (o restricciones). Basadas en cinco puntos correlativos de aplicación: Identificar los cuellos de botella del sistema. Decidir cómo explotarlos. Subordinar todo a la decisión anterior. Superar la restricción del sistema (elevar su capacidad). Si en los pasos anteriores se ha roto una restricción, regresar al primer paso, pero no permitir la inercia. Existen dos tipos de limitaciones: físicas y políticas.